Comparte

Conocimientos y habilidades de padres y madres de familia para prevenir la cibervictimización en adolescentes

Revista Nuestro Tiempo, Vol. 21, julio – diciembre 2021, páginas
67 Accesos
11 Descargas
1 Veces compartido
Pedro Noble1
Julio Membreño2
Carlos Molina3
1Licenciado en Ciencias de la Computación. Estudiante de Maestría en Métodos y Técnicas de Investigación Social, Facultad de Ciencias y Humanidades. Universidad de El Salvadorpeternoble82gmail.com
2Licenciado en Psicología. Máster en Investigación Social
3Licenciado en Ciencias de la Computación. Estudiante de Maestría en Métodos y Técnicas de Investigación Social, Facultad de Ciencias y Humanidades. Universidad de El Salvadorkabimolina1932@gmail.com
Secciones

Resumen

El presente artículo expone los resultados de una investigación dirigida a analizar el acceso a información sobre redes sociales virtuales, los conocimientos y las habilidades desarrolladas por padres y madres de familia para prevenir la cibervictimización en sus hijos adolescentes. Esta se desarrolló en el Centro de Evaluación y Atención Psicológica de la Fundación Pro Educación de El Salvador, ubicado en la ciudad de San Salvador. Se trabajó con una muestra de 16 padres y madres de familia, en el período de emergencia sanitaria por COVID-19. Para la consecución del objetivo planteado se relacionó el nivel y tipo de información que las autoridades de familia poseían sobre el uso seguro de las redes sociales virtuales, con el tipo de estrategias de mediación parental utilizada para la prevenir que sus hijos fueran víctimas de ciberdelitos y de esta manera evidenciar la existencia de brechas significativas. Se procedió con el enfoque cuantitativo, utilizando una encuesta y un test para la medición de las categorías centrales y su comparación. Con base en los hallazgos, la discusión gira en torno a los estilos permisivos, autoritarios y democráticos de la mediación parental y su efectividad frente a los riesgos frente a la cibervictimización.

Palabras claves: Habilidades de padres y madres, cybervictimization, adolescentes

 

Parents’ knowledge and skills to prevent cyber victimization in adolescents

This article presents the results of a research aimed at analyzing the access to information on social networks, the knowledge and skills developed by parents to prevent cyber victimization in their teenage children. This was developed at the Center for Evaluation and Psychological Care of the Pro Education Foundation of El Salvador, located in the city of San Salvador. We work with a sample of 16 fathers and mothers in the period of health emergency due to COVID-19. To achieve the proposed objective, the level and type of information that the family authorities had on the safe use of social networks was related to the type of parental mediation strategies used to prevent their children from being victims of cybercrime and this Thus, there is evidence of significant gaps. We continue with the quantitative approach, using a survey and a test to measure the central categories and compare them. Based on the findings, the discussion revolves around permissive, authoritarian, and democratic styles of parental mediation and their effectiveness against risks against cybervictimization and democratic styles of parental mediation and its effectiveness against the risks of cybervictimization are discussed.

Keywords: Parenting skills, cyber victimization, adolescent.

Introducción

Actualmente el mundo está experimentando un avance vertiginoso en el área tecnológica. No solamente en el área de la ingeniería espacial, la biotecnología o la carrera armamentística; sino también en el área de las comunicaciones. No obstante, existe un lado poco ventajoso de este mundo tecnológico, un lado que supone un riesgo dirigido a la integridad psicológica de las personas. Y es que junto con el crecimiento y la modernidad de las tecnologías también se desarrollan nuevas formas de delito, especialmente ejecutados dentro de las redes sociales virtuales cada vez más numerosas y de más fácil uso. Factor que facilita a los menores de edad a acceder a estos espacios y ser víctimas, de lo que se conoce en la legislación específicamente en la Ley de Delitos Informáticos y conexos, como ciberdelitos. Este fenómeno se produce en diferentes países del mundo y El Salvador no es la excepción.

El Centro de Evaluación y Atención Psicológica (CEAP) de la Fundación pro Educación de El Salvador (FUNPRES) atiende, entre su población meta actualmente, a un 80% de niñez y adolescencia y un 20% de personas adultas. La niñez y adolescencia recibe atención psicoterapéutica, siendo atendidas por dificultades de aprendizaje, lenguaje y, además, se les brinda orientación vocacional. Así mismo, para atención a las escuelas públicas, existe un subsidio en las cuotas para garantizar el acceso a la salud mental de la niñez y adolescencia, siendo así que aproximadamente se atiende a un 60% de adolescentes provenientes de centros educativos públicos y un 40% de adolescentes provenientes de centros educativos privado. Mayoritariamente estos adolescentes son provenientes de los departamentos de San Salvador y La Libertad.

Desde el año 2015, el CEAP comenzó a experimentar un aumento en las consultas por casos relacionados con la victimización de adolescentes en los entornos virtuales, lo cual alertó a la dirección de la institución. Este fenómeno se ve representado preponderantemente en adolescentes, quienes, a través de las redes sociales, han sufrido diferentes tipos de violencia en sus diferentes tipos (psicológica, social, sexual, económica o patrimonial, simbólica, política, entre otras), evidenciándose también prácticas que aluden a delitos relativos con la libertad sexual (agresiones sexuales, abuso sexual, acoso sexual, inducción a la prostitución, etc.) así como la vida (amenazas). El modo de operar de los victimarios, que en su mayoría son personas adultas, consiste en contactar a los adolescentes con el fin de perpetrar la conducta delictiva, la cual en algunas ocasiones podría ser catalogada como una práctica, inadecuada o trascender a un delito. Dichas preocupaciones, son los principales detonantes para iniciar un proceso investigativo que data desde el año 2019, iniciando con la niñez y la adolescencia. En este segundo esfuerzo investigativo, el enfoque se hace a padres, madres y responsables de familia.

Según Molina (2019), el 28% de la niñez atendida y el 59% de adolescentes en ese centro, estuvieron en riesgo de ser víctima de alguno de los ciberdelitos tipificados en la Ley de Delitos Informáticos y Conexos de El Salvador. Indicando que este tipo de conductas son predominantes dentro de la interacción social digital, en las redes sociales virtuales.

Otro de los resultados de dicha investigación, entregó información sobre la preeminencia de estilos de crianza de niñez y adolescentes tendientes a ser permisivos en en el uso de Internet. Dicha investigación se enfocó en cómo la niñez y adolescencia valoraba la labor de padres y madres de familia en el uso de tales tecnologías. El otro estilo más utilizado fue el autoritario, que utiliza medidas sumamente restrictivas y que no necesariamente son efectivas para prevenir la cibervictimización (Molina, 2019). También se obtiene información de Trejo y Hernández (2019) sobre el uso de las redes de sociales y sobre la construcción teórica del concepto de Plataformas Digitales de Interacción social.

En El Salvador, en los últimos años, mayoritariamente desde la academia, se han realizado investigaciones acerca de los riesgos existentes en las Redes Sociales Virtuales y de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. En general, existen investigaciones que han abordado algunas problemáticas particulares en adolescentes y adultos. Además, la revisión ha llevado a encontrar investigaciones donde se estudian las relaciones familiares cuando se hacen uso de las Plataformas de Interacción Social. Sin embargo, no se han encontrado investigaciones en el país relacionadas con conocimientos, habilidades o competencias que deben poseer o adquirir padres, madres de familia y responsables, para la procuración y modelaje de hijos e hijas frente a los riesgos del ciberespacio.

A nivel internacional, en especial en Europa, existen líneas de investigación establecidas por el proyecto europeo EU Kids Online. El principal objetivo académico de la iniciativa, desde el año 2006, es ampliar el conocimiento sobre las prácticas y experiencias de los menores europeos relativas a los riesgos y oportunidades en el uso de internet y las nuevas tecnologías.

Dicha iniciativa sostenida, busca contribuir a la promoción de un entorno digital más seguro para los menores y sus familias, tal proyecto se ha extendido a Latinoamérica también con el fin de producir investigación que ayude tanto a padres y menores de edad a usar  de manera segura y responsable, así como  intercambiar experiencias (London School of Economics and Political, 2018).

Es por ello que, muchas de las referencias teóricas con las que se cuenta en la actualidad sobre el problema de investigación planteado, se relacionan mayoritariamente con lo estudiado y desarrollado en dicho continente.

Ante las preocupaciones señaladas anteriormente, y luego de la primera investigación realizada, la cual indicó que, dentro la familia existían divergencias en los estilos de mediación en lo relativo al uso de las TIC y de las redes sociales virtuales en adolescentes. Dichas mediaciones afectan la forma de enfrentar los riesgos a la cibervictimización por parte de la niñez y adolescencia. Por tanto, nos plantemos la siguiente pregunta:

¿Cuáles son los conocimientos sobre las Redes Sociales Virtuales, habilidades para su uso y medidas de mediación parental, que deben desarrollar padres, madres y responsables de familia para reducir el riesgo de cibervictimización en adolescentes, en el Centro de Evaluación y Atención Psicológica (CEAP)?

Para Graells (2018), las sociedades digitales traen consigo diversos riesgos relacionados, categorizados así: 1) la información, 2) la comunicación interpersonal, 3) las actividades económicas, 4) el funcionamiento de Internet y 5) las relacionadas con las adicciones.

No obstante, la mayoría de preocupaciones de la niñez y adolescencia en el uso de Internet, se relacionan con los virus y los problemas técnicos de la computadora o del dispositivo electrónico que utilizan (Larrañaga et al., 2016). Como se advierte, hay poca sintonía entre los riesgos existentes en el ámbito de las sociedades digitales y las percepciones que tienen la niñez y la adolescencia sobre los mismos.

Algunas de las consecuencias de esos riesgos y que se traducen en la victimización de la niñez y la adolescencia, registra en El Salvador, según la Fiscalía General de la República (FGR), el aumento del 157% de casos de ciberdelitos en ese sector poblacional en la comparativa de los años 2017 versus el año 2016, relacionando el aumento entre los años 2017 y el año 2018 el porcentaje sube en un 600%. Los aumentos se han producido en los tres delitos tipificados en  la normativa especial salvadoreña: (1) Acoso a niñas, niños y adolescentes o personas con discapacidad a través de las TIC, (2) Corrupción de niños, niñas y adolescentes o personas con discapacidad  a través de las TIC y (3) utilización de niños y niñas, adolescentes o personas con discapacidad en pornografía a través del uso de las TIC (FUNPRES, 2019).

El concepto de cibervictimización, es un término utilizado actualmente para referirse al tipo de victimización que se desarrolla en el espacio inmaterial, objetivado por la infraestructura que provee internet, que se conoce como ciberespacio. Esté proviene de la relación del concepto de cibernética o cibernético que, según la Real Academia de la Lengua Española, alude a “la ciencia que estudia las analogías entre los sistemas de control y comunicación de los seres vivos y de las máquinas”, y victimización, que está relacionada con el “acto o proceso de convertir a una persona en víctima por medio de la violación de derechos con actos deliberados, o involuntarios, que son dañosos”.

Esto se contrapone a otras definiciones hechas por parte de otros autores, que limitan el concepto a las afectaciones que sufren la niñez y adolescencia en los ámbitos escolares y en muchos casos, al ciberacoso, entendiéndose en nuestra legislación como el acoso mediante el uso de las TIC. Uno de ellos Garaigordobil (2018), que propone por cibervíctima a toda personas susceptible de sufrir una conducta que atente contra la integridad psíquica dentro de los espacios cibernéticos.

A diferencia de la victimización, que se produce con los delitos consumados cara a cara, la cibervictimización no requiere de fuerza física, por lo que puede ofrecer una oportunidad para cualquier individuo que desee realizar este tipo de delitos, favorecidos, además, por un contexto de anonimato. Desde el punto de vista de las víctimas, ese anonimato favorece una falta de empatía hacia ellas, a lo que se sume una escasa percepción del riesgo por parte de éstas. Además el impacto de la victimización tiene caracteres de inmediatez, globalidad y perennidad, lo que dificulta su reparación (Sociedad Vasca de Victimología, s. f.).

Entre los escenarios que se visualizan para fomentar y reducir la prevalencia de la cibervictimización, se encuentran por lo menos dos grandes ámbitos: 1) la familia y 2) la escuela. En la familia, por impulsar estilos familiares que promueven estrategias de mediación parental o estilo de crianza para propiciar el uso seguro del Internet y en especial de las Redes Sociales Virtuales, que contribuya a promover un uso más efectivo y provechoso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. En la escuela, el desarrollo de habilidades y competencias cognitivas que coadyuven a desarrollar un conocimiento adecuado y beneficioso de estas herramientas, a mantener relaciones virtuales sanas y a ponerse a salvo tanto en los dispositivos y las aplicaciones informáticas.

La investigación se centró en la familia, en padres y madres de familia, y cómo estas autoridades familiares ejecutan estrategias para el uso seguro de las redes sociales en la adolescencia actual, muy distinta a las generaciones anteriores, está más expuestas a una realidad mediática sin precedentes. Ese hecho innegable hace que la familia cambie con cierta radicalidad la forma de relacionarse y de mediar aspectos centrales en la convivencia cotidiana. La presencia de dispositivos conectados a Internet y el temprano acceso a plataformas para interaccionar con otras personas en el ciberespacio requiere de una procuración, supervisión y acompañamiento distinta a la antes experimentada. ¿Existen conocimientos y habilidades de padres y madres de familia para sobrellevar esas nuevas realidades en el seno de la familia?

Según López-Sánchez & Rodríguez, (2017), la repercusión de la falta de capacitación y habilidades con las TIC en función del tipo de familia, se puede formular de la siguiente forma:

En la familia autoritaria, la falta de conocimiento implica abrir la brecha digital padres e hijos al máximo, dado que los padres prohíben su uso al desconocer las consecuencias del mismo, sin dar opción alguna a los hijos.

En la familia permisiva, la falta de habilidades parentales, se reduce a la mínima expresión, ya que los hijos pueden hacer uso de las mismas sin ninguna restricción. La brecha digital puede seguir patente, pero sin consecuencias restrictivas para los hijos.

En la familia democrática, la falta de conocimientos de los padres no es un inconveniente, ya que mediante el consenso se llega a un acuerdo pactado para que la brecha digital se reduzca al mínimo, mediante el esfuerzo y compromiso paterno de adquirir los conocimientos necesarios para ello. (p.117)

Como se advierte, las habilidades y conocimientos son fundamentales en los estilos de crianza con los que se educa a los hijos; debido a ello los principales sujetos de estudio para el caso, fueron padres y madres con hijos adolescentes, ya que en la primera investigación realizada,  los resultados indicaron que son los adolescentes quienes hacen  mayor uso  de las redes sociales virtuales y estas son las que presentan mayor incidencia de cibervictimización, debido al alto grado de interacción existente y al acceso a la información personal.

La categoría de análisis central en los sujetos de estudio es la mediación parental. De acuerdo al (INCIBE, s. f.) esta se entiende como las  pautas que los padres y madres de familia implementan para el cuidado y la crianza de los hijos, frente al uso de Internet y en especial de las redes sociales basándose en una intervención participativa. Además, propone la mediación activa, que implica supervisar, acompañar y orientar a los menores de edad cuando usan Internet y la mediación restrictiva, que se enfoca en establecer restricciones para limitar los riesgos a los que se puede enfrentar.

Método

Las categorías principales tomadas en cuenta en la investigación han sido la Mediación Parental, Plataformas Digitales de Interacción social y la Cibervictimización respectivamente. Para construir una definición concreta de tales categorías se realizó una investigación de carácter bibliográfico con el fin construir un estado del arte que aporte elementos para la elaboración de un marco de referencia. Siendo así, en primer momento se ha tomado como base los resultados de investigación realizada por Molina (2019), en la cual se aplicó una encuesta a niños y adolescentes del Centro de Atención y Evaluación Psicológica (CEAP), donde se demostraba la preeminencia de prácticas de mediación parental permisivas y autoritarias por parte de los padres y madres de familia. También se retoman elementos planteados de Hernández y Trejo (2019) sobre el uso de estrategias de control y manipulación a través de las Plataformas Digitales de Interacción Social.

Epistemológicamente, se partió del paradigma positivista, aplicándose predominantemente técnicas provenientes de la metodología cuantitativa apoyada a la misma vez de técnicas cualitativas, es así que se diseñaron instrumentos que permitieron medir conocimientos y habilidades; así como identificar tendencias en los sujetos en estudio y sus unidades de análisis.

La construcción de los instrumentos consistió en la elaboración de un cuestionario que exploró el uso de las plataformas de interacción social, mediación parental y la cibervictimización, por medio de una escala de Likert, el segundo instrumento es un test para medir conocimientos y habilidades que poseen los padres y madres de familia sobre las categorías en investigación y otros temas como la escogitación y/o validación de las acciones y la información de la que sus hijos son usuarios.

Ambos instrumentos fueron construidos por ítems retomados de instrumentos de otras investigaciones relacionadas. Dichos instrumentos fueron validados

Para la aplicación de los instrumentos, se consideró un muestreo no probabilístico de participación voluntaria. Debido a la situación de confinamiento social por la pandemia COVID-19, se contactó vía mensajes de la aplicación WhatsApp a padres y madres de familia cuyos hijos adolescentes fueron atendidos, durante los meses de abril y mayo del año 2020 en el Centro de Atención Psicológica. Luego de obtenido su consentimiento informado para participar de la investigación se les envió vía formularios de Google Forms el cuestionario y test correspondientes.

Al tratarse de un test automático, se obtuvieron datos procesados directamente. En el caso de los ítems que miden cualidades, se realizó una “limpieza de los datos” organizándolos por categorías, para posteriormente ser analizados en el software especializado y realizar la sistematización de la información por medio de cruces de variables y su representación gráfica a través de  estadística descriptiva.

Resultados

Los resultados que se obtuvieron, se presentan en función del siguiente esquema, donde se consideran cuatro elementos sobre la información recabada. El primero es la búsqueda de información que hacen los padres de familia; es decir, el acceso y las brechas que impactan en la adquisición de conocimientos y habilidades.

El segundo elemento, se relaciona con el conocimiento alcanzado por las autoridades familiares en torno a las redes sociales virtuales y su uso seguro. Y el tercero, vincula las habilidades desarrolladas, tanto las procedimentales como las cognitivas, que les permiten prevenir y evitar la cibervictimización. Con ello, tanto padres y madres de familia, son capaces de definir e implementar estrategias para mediar el uso responsable y seguro de las redes sociales, con sus hijos adolescentes y de esta forma disminuir los riesgos de convertirse en cibervíctima.

Las estrategias de mediación parental se organizan en tres estilos. Estos se han especificado en esta investigación, con el objeto de comparar su efectividad en la prevención de consecuencias nociva relativas al uso de las redes sociales que los adolescentes hacen. Dichos estilos son: permisivo, autoritario y democrático.

a) Acceso a información de padres y madres de familia

Los padres y madres de familia, como se observa en la imagen 2, tienen poco acceso a información relativa a la cibervictimización. En suma, solo el 19% logran un acceso adecuado a información de cómo prevenir los riesgos en jóvenes adolescentes en el ciberespacio.

 

El resto, 79% de padres y madres de familia, cuentan con poco o nula información, por lo que la diferencia entre las autoridades familiares que buscan información y las que no lo hacen es alta.

b) Conocimientos sobre redes sociales de padres y madres de familia

Los conocimientos, en los sujetos de estudio, se constituyen gracias al acceso a la información y por los acontecimientos experimentados al interactuar y comprender la realidad en la que interactúan, así como la naturaleza del fenómeno. Como se advierte en la imagen 3, el 47% de los padres y madres de familia cuentan con conocimientos para prevenir la cibervictimización.

Esto indica una brecha significativa entre los padres y madres de familia que cuentan con conocimientos, según las respuestas dadas en el test. Por otro lado, un 53% no tienen los conocimientos necesarios para prevenir la cibervictimización en sus hijos adolescentes.

En el grupo de padres y madres de familia que cuentan con conocimiento, el 52% poseen mayor conocimiento sobre la ley de delitos informáticos de El Salvador y el 48% cuenta con más conocimiento sobre el funcionamiento de las redes sociales y estrategias de prevención.

c) Habilidades en uso seguro de redes sociales para prevenir cibervictimización

 Las habilidades intelectuales son las cualidades que alcanzan las personas para solucionar problemas y ejecutar actividades de forma efectiva. Más allá del conocimiento, son las experiencias y la información que permiten la comprensión de la realidad; cuya base se encuentra en las características anatomofisiológicas y de desarrollo social.

Como se muestra en la imagen 4, el 42% de las personas alcanzan las habilidades para el uso seguro de las redes sociales y la prevención de la cibervictimización.

El 58% no logran dichas habilidades, un 36% está en proceso de adquisición y un 22% se quedaron a nivel de conocimientos. Lo anterior muestra una brecha mayor todavía entre padres y madres de familia, en una relación de 4 que cuentan con habilidades versus 6 que no las alcanzan.

El 42% de los padres y madres de familia que cuentan con habilidades, cuentan con una preeminencia hacia habilidades procedimentales para mantenerse a salvo de la cibervictimización y el 48% mayor preeminencia a habilidades cognitivas para diferenciar entre información y desinformación.

d) Estrategias de mediación parental practicadas por padres y madres de familia

Aunque las personas logren habilidades, eso no significa que automáticamente encuentren las formas para enseñar a otras, mucho menos cuando se trata de niñez o adolescencia. Las estrategias de mediación parental requieren de conocimientos, destrezas o habilidades para formar a los hijos a mantenerse seguros en una realidad material como en una realidad inmaterial, como es el ciberespacio.

Cómo se logra observar en la imagen 6, el 35% de padres y madres de familia utilizan medidas democráticas, que son las más efectivas en la procuración de la niñez y adolescencia. El resto de estilos de mediación, la permisiva con el 36% y la autoritaria con el 29%, tienen menor efecto en la prevención del riesgo a al cibervictimización.

A partir de los resultados se advierte una gradualidad entre información, conocimientos, habilidades y estrategias de mediación parental practicadas por los padres y madres de familia. Para cada elemento existe un descenso hasta llegar a la mediación parental democrática, la cual debe ser la aspiración en la prevención de la cibervictimización cuando se trata de la procuración de la niñez y la adolescencia.

Características de la muestra y su relación con los estilos de mediación parental

Otra información importante a destacar es que el 81% de las familias de la muestra son madres y solo el 19% son padres, lo cual indica que, mayoritariamente son las mujeres quienes están al frente de los procesos de cuido, de seguimiento y atención de estas problemáticas en el hogar. Además, son ellas quienes se encargan de estar al frente de los procesos terapéuticos y de otras atenciones relacionadas con lo educativo, que son las áreas en las que apoya el Centro de Evaluación y Atención Psicológica (CEAP).

En cuanto a la formación académica de las personas que fueron parte de la muestra, el 68% posee formación universitaria y el 32% formación hasta el nivel de bachillerato. El 100% de padres tienen formación universitaria y el 61% de las madres, mientras el 39% de ellas posee formación de bachillerato. Se advierte que, solo en el lado de las madres de familia se encuentra la brecha formativa en los niveles de bachillerato y universitaria, lo que también es clave frente en la búsqueda de información, la adquisición de conocimientos y el desarrollo de habilidades, así como en los estilos de mediación parental practicados.

Al momento de relacionar la variable formativa con los estilos parentales, nos encontramos que el 80% de madres que tienen el nivel de bachillerato impulsan un estilo permisivo en sus hogares y un 10% impulsan un estilo autoritario.

En cuanto a los ingresos económicos familiares, el 43% logra un ingreso que oscila entre los $ 600 y $ 1,000, mientras el 25% obtiene un ingreso de $1,100 a $ 1,500, un 19% cuenta con ingresos de $200-$500 y el resto, obtiene ingresos superiores a los $ 1,600 mensuales. La relación de las variables de ingreso demuestra que el 80% de las familias con ingresos familiares arriba de los $600 tienen más dispositivos electrónicos con acceso a Internet en casa y más uso de redes sociales en padres, madres de familia y responsables.

En los hogares con ingresos menores, es decir de $ 200-$500, es donde se promueve más el estilo autoritario en el 100% de madres de familia. Los estilos democráticos están presentes en las familias de ingresos mayores a $1,600 mensuales y un 10% de las familias que tienen ingresos que comienzan en los $600. El estilo permisivo encontró totalmente en el nivel de ingreso que comienza en $600. Lo anterior indica que los recursos económicos también son determinantes en los estilos de mediación parental relativos a los usos seguros de las redes sociales para prevenir la cibervictimización.

Accesos a dispositivos con acceso a Internet y uso de redes sociales en padres, madres y responsables de familia

Las brechas de acceso no son determinantes en los padres, madres y responsables de familia que conformaron la muestra, ya que todos poseen al menos un tipo de servicio de Internet y todos poseen al menos un dispositivo con acceso como el teléfono móvil.  A parte, el 50% posee tableta, el 62% posee laptop y el 56% cuenta con computadora de escritorio. El 68% cuenta con un servicio de datos móviles para el acceso a Internet. Cada padre, madre o responsable de familia tiene en promedio 2.68 dispositivos con acceso a Internet para su uso y 1.68 tipo de servicio Internet.

Por otro lado, el uso de las redes sociales se concentra en WhatsApp, al que el 100% tiene acceso, en segundo lugar, al Facebook y YouTube, que ambas poseen el 81% el tercer puesto lo ostenta el uso de Messenger con el 69%, Instagram con el 43% y luego, aparecen otras redes sociales que logran un uso menos significativo como Telegrama, Snapchat, Tik Tok y Twitter. El promedio de redes sociales usado por padre, madre y responsable de familia es de 3.31.

Discusión

En esta investigación, se pudo realizar un recorrido por algunas de las vertientes que llevan a padres, madres y responsables de familia, a desarrollar habilidades para prevenir la cibervictimización en adolescentes. Desde la búsqueda de la información, que demuestra una forma de preocupación por los riesgos latentes para adolescentes en el ciberespacio, así como los conocimientos adquiridos y habilidades desarrolladas y que se traducen en estrategias de mediación familiar más efectivas, se evidencia con claridad que los conocimientos adquiridos y habilidades desarrolladas, no parten únicamente de una preocupación que es llenada por la búsqueda de información. Una cantidad muy baja, 2 de cada 10 padres, madres y responsables de familia, hacen búsquedas abundantes de información sobre la cibervictimización.

Sin embargo, se encuentra que los conocimientos adquiridos por padres, madres y responsables de familia alcanzan a 5 de cada 10 familias, pero no parten de una preocupación por estar más informado sobre el tema o por la necesidad de formación y autoformación, sino por otras formas de adquisición, algunas pueden estar vinculadas por las experiencias con otros tipos de tecnologías, por el uso mismo de las redes sociales, por compartir experiencia entre pares, eso se constituye en nuevas preguntas para investigaciones posteriores.

Se logra identificar con claridad que existen conocimientos para la prevención, eso no necesariamente se traduce, como se verá después, en habilidades y acciones concretas de prevención.

Los padres, madres y responsables de familia también han desarrollado habilidades, que está presente en un aproximado de 3 de cada 10 familias. Los conocimientos no se traducen automáticamente en habilidades, para ello existe un proceso de

Referencias

  1. FUNPRES. (2019). Aumenta el ciberacoso, la pornografía infantil y la corrupción de menores por Internet. https://funpres.org.sv/aumenta-el-ciberacoso-la-pornografia-infantil-y-la-corrupcion-de-menores-por-internet/
  2. Garaigordobil, M. (2018, septiembre). Cibervictimacion durante la adolescencia reflexiones sobre un fenómeno en crecimiento y estrategias de intervención. Revista de estudios de Juventud. http://www.injuve.es/sites/default/files/adjuntos/2019/06/4.cibervictimacion_durante_la_adolescia_reflexiones_sobre_un_fenomeno_en_crecimiento_y_estrategias_de_intervencion.pdf
  3. Graells, P. (2018). Los riesgos de internet. Consejos para su uso seguro. Habilidades necesarias para utilizar internet. Universidad Autónoma de Barcelona.
  4. INCIBE. (s. f.). Guía para un uso seguro y responsable de Internet por los menores. Itinerario de mediación parental. Recuperado 19 de junio de 2019, de https://www.is4k.es/sites/default/files/contenidos/herramientas/is4k_guia_mediacion_parental_internet.pdf
  5. Larrañaga, M., Iglesias, E., Casado, M., & Mascheroni, G. (2016). Informe Riesgos y oportunidades en internet y uso de dispositivos móviles entre menores españoles (2010-2015). Universidad del País Vasco.
  6. London School of Economics and Political. (2018). Kids Online América Latina. https://www.lse.ac.uk/media-and-communications/research/research-projects/eu-kids-online/participating-countries/kids-online-america-latina.aspx
  7. López-Sánchez, C., & Rodríguez, J. A. G. del C. (2017). La familia como mediadora ante la brecha digital: Repercusión en la autoridad. Revista Colombiana de Ciencias Sociales, 8(1), 109-125. https://doi.org/10.21501/22161201.1928
  8. Molina, C. (2019). Prácticas de Mediación Parental en la familia y su incidencia en los riesgos a la victimización del ciberdelito en niñez y adolescencia. Documento Inédito.
  9. Sociedad Vasca de Victimología. (s. f.).https://www.sociedadvascavictimologia.org

Cuenta de Editor

Referencias Bibliográficas

  1. FUNPRES. (2019). Aumenta el ciberacoso, la pornografía infantil y la corrupción de menores por Internet. https://funpres.org.sv/aumenta-el-ciberacoso-la-pornografia-infantil-y-la-corrupcion-de-menores-por-internet/
  2. Garaigordobil, M. (2018, septiembre). Cibervictimacion durante la adolescencia reflexiones sobre un fenómeno en crecimiento y estrategias de intervención. Revista de estudios de Juventud. http://www.injuve.es/sites/default/files/adjuntos/2019/06/4.cibervictimacion_durante_la_adolescia_reflexiones_sobre_un_fenomeno_en_crecimiento_y_estrategias_de_intervencion.pdf
  3. Graells, P. (2018). Los riesgos de internet. Consejos para su uso seguro. Habilidades necesarias para utilizar internet. Universidad Autónoma de Barcelona.
  4. INCIBE. (s. f.). Guía para un uso seguro y responsable de Internet por los menores. Itinerario de mediación parental. Recuperado 19 de junio de 2019, de https://www.is4k.es/sites/default/files/contenidos/herramientas/is4k_guia_mediacion_parental_internet.pdf
  5. Larrañaga, M., Iglesias, E., Casado, M., & Mascheroni, G. (2016). Informe Riesgos y oportunidades en internet y uso de dispositivos móviles entre menores españoles (2010-2015). Universidad del País Vasco.
  6. London School of Economics and Political. (2018). Kids Online América Latina. https://www.lse.ac.uk/media-and-communications/research/research-projects/eu-kids-online/participating-countries/kids-online-america-latina.aspx
  7. López-Sánchez, C., & Rodríguez, J. A. G. del C. (2017). La familia como mediadora ante la brecha digital: Repercusión en la autoridad. Revista Colombiana de Ciencias Sociales, 8(1), 109-125. https://doi.org/10.21501/22161201.1928
  8. Molina, C. (2019). Prácticas de Mediación Parental en la familia y su incidencia en los riesgos a la victimización del ciberdelito en niñez y adolescencia. Documento Inédito.
  9. Sociedad Vasca de Victimología. (s. f.).https://www.sociedadvascavictimologia.org

Cita recomendada en formato APA

Manzano, M. (2020). Unidad para superar la crisis. Revista Nuestro Tiempo, 18(1), pp. 1-4.