Filtros

Volumen
Ver Más
Tipo de Manuscrito
Ver Más
Autor
Ver Más
Área de Estudio
Ver Más
Fecha de Publicación

Historia

Armando Briñis Zambrano
Vol. 20, enero – junio 2021, páginas 90-94
147 Accesos
24 Descargas
0 Veces compartido

Este libro, resultado de un trabajo monográfico, es una aproximación al estudio de los acontecimientos históricos, políticos, así como a los procesos económico-sociales que marcaron y, hasta nuestros días, marcan el devenir de El Salvador.

El autor de Historia política económica de El Salvador. Apuntes mínimos pretendió, a través de su publicación, crear una especie de cuaderno de trabajo para los estudiantes de la asignatura “Historia económica y social de El Salvador” de la Universidad Luterana Salvadoreña. Su elaboración fue orientada por las autoridades de dicha universidad con tal fin, en momentos en que parecería que no se quisiera contar la historia de El Salvador desde posiciones científicas y académicas, además de que en la actualidad solo en la Universidad de El Salvador (UES) se imparte la carrera de Historia.

Por lo anterior, este libro, sus dos ediciones, la segunda ampliada, no es otra cosa que el punto de partida de presentes y futuras investigaciones sobre la historia de El Salvador, tarea en la cual está abocado el autor.

Este libro, resultado de un trabajo monográfico, es una aproximación al estudio de los acontecimientos históricos, políticos, así como a los procesos económico-sociales que marcaron y, hasta nuestros días, marcan el devenir de El Salvador.

El autor de Historia política económica de El Salvador. Apuntes mínimos pretendió, a través de su publicación, crear una especie de cuaderno de trabajo para los estudiantes de la asignatura “Historia económica y social de El Salvador” de la Universidad Luterana Salvadoreña. Su elaboración fue orientada por las autoridades de dicha universidad con tal fin, en momentos en que parecería que no se quisiera contar la historia de El Salvador desde posiciones científicas y académicas, además de que en la actualidad solo en la Universidad de El Salvador (UES) se imparte la carrera de Historia.

Por lo anterior, este libro, sus dos ediciones, la segunda ampliada, no es otra cosa que el punto de partida de presentes y futuras investigaciones sobre la historia de El Salvador, tarea en la cual está abocado el autor.

Israel Cortez Ruiz
Vol. 20, enero – junio 2021, páginas 82-89
2021-07-29
990 Accesos
15 Descargas
7 Veces compartido

Este breve ensayo busca sondear los mitos que rodean la figura del general Maximiliano Hernández Martínez, la insurrección de 1932 y el largo periodo de gobierno conocido como el martinato con el objetivo de comprobar si esos mitos tienen base histórica. Para ello se han consultado los estudios más recientes. De igual manera, se hace un breve recuento del contexto internacional y regional tomando en cuenta la oleada de gobiernos dictatoriales, fascistas y autoritarios que gobernaron Centroamérica y Europa.

Palabras clave: 1932, martinato, insurrección, mito, rebelión, comunismo, anti comunismo, autoritarismo, dictadura

Este breve ensayo busca sondear los mitos que rodean la figura del general Maximiliano Hernández Martínez, la insurrección de 1932 y el largo periodo de gobierno conocido como el martinato con el objetivo de comprobar si esos mitos tienen base histórica. Para ello se han consultado los estudios más recientes. De igual manera, se hace un breve recuento del contexto internacional y regional tomando en cuenta la oleada de gobiernos dictatoriales, fascistas y autoritarios que gobernaron Centroamérica y Europa.

Palabras clave: 1932, martinato, insurrección, mito, rebelión, comunismo, anti comunismo, autoritarismo, dictadura

Armando Briñis Zambrano
Vol. 20, enero – junio 2021, páginas 66-81
323 Accesos
20 Descargas
1 Veces compartido

La Historia es un proceso contingente y abierto, resultado de la praxis humana. Y, si bien la historia posee regularidades estudiadas por diferentes escuelas, para la concepción materialista de la historia no tiene un final cerrado, ni una dirección unívoca determinada de antemano. Su pasado, su presente y su futuro dependen del resultado de la lucha de clases y de la objetividad de su enfrentamiento. Esto es lo esencial para explicar la existencia de estas clases sociales. Y, podríamos decir hoy, para intentar ir hacia otro sistema o para continuar en la barbarie. Es necesario intentar, por lo menos, analizar la historia pasada desde ‘abajo’, y no desde la mirada de los dominadores y supuestos triunfadores, sino desde la rebeldía de los pueblos sometidos y las clases explotadas.

La historia surgió con el fin de conocer los acontecimientos por los que los seres humanos habían pasado. Por tanto, al tener como objeto de estudio un aspecto de la realidad humana, no puede extrañar, ni que tenga un procedimiento para indagarla -es decir, un método-, ni que éste sea disímil del que usan disciplinas que investigan otro aspecto, distinto, de esa misma realidad humana. La historia es un estudio elaborado científicamente y cuya finalidad es llegar a conocer al hombre y sus múltiples actividades y creaciones materiales e inmateriales  realizadas en otros tiempos, con las que ha cubierto el tiempo y el espacio en la tierra.

Al pasar de los tiempos, muchos historiadores, científicos, filósofos, y hasta estadistas, han intentado manifestar sus ideas frente al quehacer de la investigación histórica, desde puntos de vista positivistas, del llamado materialismo histórico, de la calidad y cantidad y hasta de los tipos de fenómenos humanos, sociales y económicos del hombre en desarrollo. Así se han generado con ellos, diversos métodos que presentan el Método Histórico en sí, que tuvo una fuerte influencia en el desarrollo del conocimiento histórico a partir del siglo XIX.

Palabras Claves: método, historia, método histórico.

La Historia es un proceso contingente y abierto, resultado de la praxis humana. Y, si bien la historia posee regularidades estudiadas por diferentes escuelas, para la concepción materialista de la historia no tiene un final cerrado, ni una dirección unívoca determinada de antemano. Su pasado, su presente y su futuro dependen del resultado de la lucha de clases y de la objetividad de su enfrentamiento. Esto es lo esencial para explicar la existencia de estas clases sociales. Y, podríamos decir hoy, para intentar ir hacia otro sistema o para continuar en la barbarie. Es necesario intentar, por lo menos, analizar la historia pasada desde ‘abajo’, y no desde la mirada de los dominadores y supuestos triunfadores, sino desde la rebeldía de los pueblos sometidos y las clases explotadas.

La historia surgió con el fin de conocer los acontecimientos por los que los seres humanos habían pasado. Por tanto, al tener como objeto de estudio un aspecto de la realidad humana, no puede extrañar, ni que tenga un procedimiento para indagarla -es decir, un método-, ni que éste sea disímil del que usan disciplinas que investigan otro aspecto, distinto, de esa misma realidad humana. La historia es un estudio elaborado científicamente y cuya finalidad es llegar a conocer al hombre y sus múltiples actividades y creaciones materiales e inmateriales  realizadas en otros tiempos, con las que ha cubierto el tiempo y el espacio en la tierra.

Al pasar de los tiempos, muchos historiadores, científicos, filósofos, y hasta estadistas, han intentado manifestar sus ideas frente al quehacer de la investigación histórica, desde puntos de vista positivistas, del llamado materialismo histórico, de la calidad y cantidad y hasta de los tipos de fenómenos humanos, sociales y económicos del hombre en desarrollo. Así se han generado con ellos, diversos métodos que presentan el Método Histórico en sí, que tuvo una fuerte influencia en el desarrollo del conocimiento histórico a partir del siglo XIX.

Palabras Claves: método, historia, método histórico.

Eduardo Badía Serra
Vol. 20, enero – junio 2021, Edición Especial Bicentenario, páginas 55-58
90 Accesos
16 Descargas
1 Veces compartido

Conferencia pronunciada el día martes 7 de septiembre de 2021 a las 10:00 horas, en el Auditorio N° 1 de la Universidad Luterana Salvadoreña, en el marco de las celebraciones de los doscientos años de la Independencia de El Salvador.

Conferencia pronunciada el día martes 7 de septiembre de 2021 a las 10:00 horas, en el Auditorio N° 1 de la Universidad Luterana Salvadoreña, en el marco de las celebraciones de los doscientos años de la Independencia de El Salvador.

Rodrigo Antonio Colorado
Vol. 20, enero – junio 2021, páginas 25-32
427 Accesos
18 Descargas
5 Veces compartido

El presente ensayo, es un estudio interdisciplinario entre la historia y la antropología teniendo bases en la historiografía, el cual permite conocer las visiones y las interpretaciones del acontecimiento histórico “la independencia en el Reino de Guatemala”. En el sistema educativo de El Salvador, la historia oficial ha creado en el imaginario social de los salvadoreños la celebración de la “Independencia de España”, lo cuál forma parte de la cultura “nacional”, pero no permite dar una explicación del proceso independentista en el Reino de Guatemala con respecto a España.

Palabras clave: Antropología, historia, historiografía, intelectual orgánico, imaginario social.

El presente ensayo, es un estudio interdisciplinario entre la historia y la antropología teniendo bases en la historiografía, el cual permite conocer las visiones y las interpretaciones del acontecimiento histórico “la independencia en el Reino de Guatemala”. En el sistema educativo de El Salvador, la historia oficial ha creado en el imaginario social de los salvadoreños la celebración de la “Independencia de España”, lo cuál forma parte de la cultura “nacional”, pero no permite dar una explicación del proceso independentista en el Reino de Guatemala con respecto a España.

Palabras clave: Antropología, historia, historiografía, intelectual orgánico, imaginario social.

Armando Briñis Zambrano
Vol. 20, enero – diciembre 2021, páginas 10-24
175 Accesos
23 Descargas
1 Veces compartido

Este artículo realiza una aproximación al proceso de la independencia Centroamericana y de El Salvador, a la luz de las transformaciones internas que dieron origen a las oligarquías criollas en la Capitanía General de Guatemala, las políticas de la metrópoli española, así como las influencias externas derivadas de la geopolítica internacional de los finales del siglo XVIII y principios del XIX.
Desde las últimas décadas del siglo XVIII, en diversas regiones de América Latina, tuvieron lugar varias rebeliones en contra del dominio español, algunas más exitosas que otras. En Centroamérica, el sentimiento de independencia comenzó a crecer entre los criollos, que, influidos por las ideas liberales de la Ilustración, veían en el proceso de independencia de los Estados Unidos y en la Revolución Francesa, un ejemplo a seguir. Líderes del movimiento independentista centroamericano como José Matías Delgado, José Simeón Cañas y José Cecilio del Valle, eran conocedores de las ideas propugnadas por la Ilustración.
Con relación a los intereses económicos, en la primera década del siglo XIX, las autoridades coloniales españolas, realizaron una serie de medidas fiscales y económicas que limitaban aún más el desarrollo de una cada vez más fuerte Oligarquía criolla, como el aumento de tributos y la consolidación de deudas estatales, para financiar las guerras europeas de la Corona española. Estas medidas acrecentaron el sentimiento pro independencia entre diferentes sectores criollos.

Palabras Claves: Independencia, Conservadurismo, Liberalismo, Oligarquía criolla

Este artículo realiza una aproximación al proceso de la independencia Centroamericana y de El Salvador, a la luz de las transformaciones internas que dieron origen a las oligarquías criollas en la Capitanía General de Guatemala, las políticas de la metrópoli española, así como las influencias externas derivadas de la geopolítica internacional de los finales del siglo XVIII y principios del XIX.
Desde las últimas décadas del siglo XVIII, en diversas regiones de América Latina, tuvieron lugar varias rebeliones en contra del dominio español, algunas más exitosas que otras. En Centroamérica, el sentimiento de independencia comenzó a crecer entre los criollos, que, influidos por las ideas liberales de la Ilustración, veían en el proceso de independencia de los Estados Unidos y en la Revolución Francesa, un ejemplo a seguir. Líderes del movimiento independentista centroamericano como José Matías Delgado, José Simeón Cañas y José Cecilio del Valle, eran conocedores de las ideas propugnadas por la Ilustración.
Con relación a los intereses económicos, en la primera década del siglo XIX, las autoridades coloniales españolas, realizaron una serie de medidas fiscales y económicas que limitaban aún más el desarrollo de una cada vez más fuerte Oligarquía criolla, como el aumento de tributos y la consolidación de deudas estatales, para financiar las guerras europeas de la Corona española. Estas medidas acrecentaron el sentimiento pro independencia entre diferentes sectores criollos.

Palabras Claves: Independencia, Conservadurismo, Liberalismo, Oligarquía criolla

Armando Briñis Zambrano
Vol. 20, enero – junio 2021, páginas 1-6
2021-08-01
99 Accesos
40 Descargas
0 Veces compartido

Entre 1528 y 1540 el territorio del Señorío de Cuzcatlán sería totalmente conquistado y pacificado, permitiendo así la colonización española. Al igual que los otros territorios conquistados, las causas de la derrota estuvieron en la aplastante superioridad militar de los españoles y las propias divisiones dentro del conglomerado de etnias y comunidades autóctonas. En el caso de la conquista de El Salvador los españoles se hicieron acompañar de tropas auxiliares conformadas por tlascaltecas y cachiqueles.

La conquista del territorio significó el fin de una época de poblamiento indígena que había durado varios milenios. Después de miles de años de aislamiento, el territorio fue incorporado por la fuerza al naciente Imperio español y convertido en colonia. El Imperio determinó que el territorio que hoy ocupa El Salvador formara parte de la Capitanía General de Guatemala, la cual dependía administrativamente del virrey de la Nueva España. La población nativa sobreviviente, diezmada por las guerras de conquista y por las nuevas enfermedades provenientes de Europa, pasaron a ser “indios” de las Indias Occidentales y su trabajo sería servir a sus conquistadores.

Entre 1528 y 1540 el territorio del Señorío de Cuzcatlán sería totalmente conquistado y pacificado, permitiendo así la colonización española. Al igual que los otros territorios conquistados, las causas de la derrota estuvieron en la aplastante superioridad militar de los españoles y las propias divisiones dentro del conglomerado de etnias y comunidades autóctonas. En el caso de la conquista de El Salvador los españoles se hicieron acompañar de tropas auxiliares conformadas por tlascaltecas y cachiqueles.

La conquista del territorio significó el fin de una época de poblamiento indígena que había durado varios milenios. Después de miles de años de aislamiento, el territorio fue incorporado por la fuerza al naciente Imperio español y convertido en colonia. El Imperio determinó que el territorio que hoy ocupa El Salvador formara parte de la Capitanía General de Guatemala, la cual dependía administrativamente del virrey de la Nueva España. La población nativa sobreviviente, diezmada por las guerras de conquista y por las nuevas enfermedades provenientes de Europa, pasaron a ser “indios” de las Indias Occidentales y su trabajo sería servir a sus conquistadores.

Armando Briñis Zambrano
Vol. 18, enero – junio 2020, páginas 16-29
78 Accesos
11 Descargas
0 Veces compartido

La Historia es un proceso contingente y abierto, resultado de la praxis humana y aunque la  posee regularidades estudiadas por diferentes escuelas, especialmente para la concepción materialista de la historia no tiene un final cerrado, ni una dirección unívoca determinada de antemano. Su pasado su presente y su futuro depende del resultado de la lucha de clases, de la objetividad de su enfrentamiento, que es lo esencial para explicar la existencia de estas clases sociales y podríamos decir, hoy, que podemos ir hacia otro sistema o podemos continuar en la barbarie; pero que hay que intentar por lo menos, analizar la historia pasada desde “abajo”, no desde la mirada de los dominadores y supuestos triunfadores, sino desde la rebeldía de los pueblos sometidos y las clases explotadas.

La historia surgió con el fin de conocer los acontecimientos por los que los seres humanos habían pasado. Por tanto, al tener como objeto de estudio un aspecto de la realidad humana, no puede extrañar, ni que tenga un procedimiento para indagarla, es decir, un método, ni que éste sea disímil del que usan disciplinas cuyo objeto es investigar otro aspecto, distinto, de esa misma realidad humana. La historia es un estudio elaborado científicamente cuya finalidad es llegar a conocer al hombre y sus múltiples actividades realizadas en otros tiempos, actividades y creaciones materiales e inmateriales con las que ha cubierto el tiempo y el espacio en la tierra.

Al pasar de los tiempos, muchos historiadores, científicos, filósofos, y hasta estadistas, han intentado manifestar sus ideas frente al quehacer de la investigación histórica, desde puntos de vista positivistas, del llamado materialismo histórico, de la calidad y cantidad y hasta de los tipos de fenómenos humanos, sociales y económicos del hombre en desarrollo. Así se han generado con ellos, algunos tipos de métodos en los cuales se expone el Método Histórico en sí, que tuvo una fuerte influencia en el desarrollo del conocimiento histórico a partir del siglo XIX.

Palabras Clave: método, historia, método histórico.

La Historia es un proceso contingente y abierto, resultado de la praxis humana y aunque la  posee regularidades estudiadas por diferentes escuelas, especialmente para la concepción materialista de la historia no tiene un final cerrado, ni una dirección unívoca determinada de antemano. Su pasado su presente y su futuro depende del resultado de la lucha de clases, de la objetividad de su enfrentamiento, que es lo esencial para explicar la existencia de estas clases sociales y podríamos decir, hoy, que podemos ir hacia otro sistema o podemos continuar en la barbarie; pero que hay que intentar por lo menos, analizar la historia pasada desde “abajo”, no desde la mirada de los dominadores y supuestos triunfadores, sino desde la rebeldía de los pueblos sometidos y las clases explotadas.

La historia surgió con el fin de conocer los acontecimientos por los que los seres humanos habían pasado. Por tanto, al tener como objeto de estudio un aspecto de la realidad humana, no puede extrañar, ni que tenga un procedimiento para indagarla, es decir, un método, ni que éste sea disímil del que usan disciplinas cuyo objeto es investigar otro aspecto, distinto, de esa misma realidad humana. La historia es un estudio elaborado científicamente cuya finalidad es llegar a conocer al hombre y sus múltiples actividades realizadas en otros tiempos, actividades y creaciones materiales e inmateriales con las que ha cubierto el tiempo y el espacio en la tierra.

Al pasar de los tiempos, muchos historiadores, científicos, filósofos, y hasta estadistas, han intentado manifestar sus ideas frente al quehacer de la investigación histórica, desde puntos de vista positivistas, del llamado materialismo histórico, de la calidad y cantidad y hasta de los tipos de fenómenos humanos, sociales y económicos del hombre en desarrollo. Así se han generado con ellos, algunos tipos de métodos en los cuales se expone el Método Histórico en sí, que tuvo una fuerte influencia en el desarrollo del conocimiento histórico a partir del siglo XIX.

Palabras Clave: método, historia, método histórico.

Cuenta de Editor